BOLIVIA Y LA AIT




Bolivia, país de tierra adentro, sin puertos sin desarrollo industrial y otros factores que contribuyen bastante al desarrollo del movimiento obrero moderno. Tuvo , no obstante, movimiento obrero organizado y sangrientas luchas por cuestiones sociales.
Por los informes leídos en nuestras publicaciones, como organización que correspondió a los principios de la A. I. T, existió desde tiempos que no puedo precisar la Federación Obrera de La Paz, organismo que durante las sucesivas dictaduras asolaron al país con persecuciones desplegó de actividad notoria.

Las grandes explosiones de rebeldía por lo regular se han producido en las explotaciones mineras. Y estos movimientos, como en las repúblicas vecinas, en la  mayoría de los casos terminaron en sacrificios de los que afrontaban la lucha o “corrían de prisa”.

En 1929, un gobierno de cacicuelos con menos pudor que los despreciables políticos profesionales, incapaces de cobrarles el fisco a los grandes consorcios explotadores de las riquezas bolivianas para cubrir los gastos de administración burocrática, impuso a mujeres y hombres, por el hecho de residir en el país  impuesto que se llamaba “Contribución por identidad”. Frente a tal injusticia las mujeres – que en este país son decididas -, dispuestas a todo, en la capital encabezaron una grandisima manifestación que hizo fracasar la aplicación de cobro de dicha patente. Para no chocar con la misma resistencia, el gobierno impuso otra patente, esta vez llamada “presentación vial”, algo así como unan patente de vehículos para poder transitar sin que a uno le lleven preso; patente que los asalariados pagaban con el equivalente de dos días de trabajo gratis en obras del gobierno.

La F.L de La Paz, que estuvo presente en el congreso constituyente de la A.C.A del T., en 1929 informo que, aunque sus efectivos en militantes – casi todos nativos- no fueron en gran volumen, sostuvo numerosas luchas afrontadas con gran coraje y derroche de sacrificio en vidas y esfuerzos. En los nativos del nuevo mundo palpitan desde tiempos lejanos sentimientos anarquizantes al estilo Martín Fierro, que con su coraje y cuchillo enderezaron muchos entuertos en aquellos desolados piases, antes y después de la aparición del movimiento obrero. Animado por las ideas que encarna la A.I.T, allí propagandas, que no hicieron mas que confirmar el espíritu de justicia que palpitaba en los nativos rebeldes, a los que los comerciantes de cinc, que se enriquecen traficando, mediante la inteligencia sin conciencia, presentan como vulgares bandidos.
Las comunidades incas, de las que todavía queda algún rastro en Bolivia y Perú, son una prueba viva y vivida de la convivencia feliz en sistemas de igualdad en derechos y deberes. Extensiones de tierra eran trabajadas en común, sin pago de impuestos , deberes militares, y sin reconocer mas normas que las emanadas de los comunalistas en sus reuniones.

Los gobiernos que no pudieron tolerar tan nobles condiciones de convivencia combatieron a las comunidades con ejércitos, los cuales, con sus matanzas, ocasionaron protestas de carácter internacional. En estos combates, los indios que caían con vida en manos del ejercito, se los llevaba a trabajar a las minas en calidad de prisioneros.

Como contraste existían , también entre los incas y como fruto de viejas y rancias religiones, conglomerados de fanatizantes que se regían por sistemas caciques super autoritarios, a semejanza del que los comunistas, con sus  especulares luchas guerrilleras, impusieron en Cuba y tratan de imponer en el resto del mundo.

Aunque en el movimiento actual el movimiento responde a los principios de la A.I.T pasa por un periodo depresivo, los oprimidos estamos obligados a continuar la lucha, por que el capitalismo hoy como siempre, con sus garras y voraz apetito nos desangra, y los estados perfeccionados por las doctrinas marxistas adquieren el arte de convertir las naciones en presidios y los habitantes en prisioneros, en Bolivia y mas allá de Bolivia. Y en este país, como en el resto de América, palpitan sentimientos de justicia que hay que saber descubrir y agitar para ponerlos en pie de lucha contra todas las injusticias.

FUENTE: SERAFIN FERNADEZ, La A.I.T. En El Continente Americano, ediciones F.O.R.A.; Buenos Aires 1968.



BOLIVIA EN EL ANARQUISMOLATINOAMERICANO.

En Bolivia, en anarquismo fue la principal fuerza en el movimiento sindical de fines del siglo XIX hasta la primera postguerra Mundial.

 No obstante la competencia del partido Liberal y del Centro Obrero de Estudios Sociales, orientado por Ricardo Perales, los anarquistas lograron conservar sus influencia, bajo la conducción de Cesáreo Capriles y la intensa actividad desplegada por el cura Tomas Chavez Lobaton. Su Federación Obrera Local(FOL) se mantuvo hasta fines de los años 20 como la mas importante, junto con la Federación Obrera del Trabajo , de tendencia marxista.

La influencia anarquista se irradio a través del centro Obrero Libertario de La Paz y Cochabamba y de periódicos como “La Aurora Roja”, fundado en 1922, donde escribían Rigoberto Rivera, Luego convertido al marxismo por su simpatía por la revolución Rusa.

Otras publicaciones importantes fueron “humanidad” (1928) que contó con la colaboración de Ramón Iturri Jurado (bajo el seudónimo de Tomas Katari), el pintor Arturo Borda(caliban), Santiago Asume(Juan Pueblo), Luis Salvatierra y Salustiano La Fuente; además de “Despertar”(1923) y la “La Antorcha”, dirigido por Nicolás Mantilla, Domitila Pareja y Luis Cusicangui.

Estos periódicos fueron difundidos no solo en los sectores obreros si no también entre los campesinos y pueblos originarios.

El dirigente Trotskista Guillermo Lora sostiene que “Corresponde a los anarquistas el privilegio de haber sido los iniciadores de la sindicalización de los campesinos”.


FUENTE: LUIS VITALE, Contribución A Una Historia Del Anarquismo En América Latina, Instituto de Movimientos Sociales “Pedro Vuskovic”; Santiago 1998

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada