Anarquismo en Bolivia




El anarquismo en Bolivia tiene una rica tradición histórica vinculada al anarcosindicalismo y los movimientos sociales y campesinos. Su momento de auge fue entre 1910 y 1930. Actualmente siguen existiendo algunos grupos y colectivos libertarios.


Las primeras noticias sobre el anarquismo en Bolivia se refieren a la Unión Obrera Primero de Mayo en 1906 en la ciudad de Tupiza. La Unión editaba el periódico La Aurora Social. También aparecieron otros medios gráficos libertarios: Verbo Rojo (Potosí), El Proletario (Cochabamba ) y La Federación (Santa Cruz de la Sierra). En 1908 varios sindicatos se reunieron para conformar la Federación Obrera Local (FOL), y en 1912 la Federación Obrera Internacional (FOI), que adoptó la clásica bandera rojinegra anarcosindicalista. En La Paz, la FOL editaba el periódico Luz y Verdad, mientras que la FOI hacía lo mismo con Defensa Obrera, que inició una campaña por la consecución de la jornada laboral de 8 horas. En 1918 la FOI pasó a llamarse Federación Obrera del Trabajo (FOT), pero dando un giro ideológico hacia el marxismo.1 2

En la década de 1920 la presencia anarquista en el movimiento obrero tuvo su punto más alto, participando de las luchas de los mineros. Iniciaron una serie de huelgas, llegando en algunos casos –como en Huanoni en 1919- a conseguir la reivindicación de las 8 horas. La FOL una organización de estilo anarcosindicalista, afiliada a la Asociación Continental Americana de Trabajadores (ACAT), que editaba el periódico La Humanidad. En la ciudad de La Paz funcionaban el Centro Cultural Obrero, el Centro Obrero Libertario, el Grupo Libertario "Rendición" y el grupo anarquista La Antorcha (1923) de Luis Cusicanqui, Jacinto Centellas y Domitila Pareja. También había otros grupos importantes para 1926 como eran Sembrando Ideas y Brazo y Cerebro en La Paz, el Centro Obrero Internacional en Oruro, la Escuela Ferrer i Guardia en Sucre, donde se editaba el periódico Tierra y Libertad (periódico).3 4

En 1927 se creó el Sindicato Femenino de Oficios Varios, que contaba con algunas activistas como las paceñas Catalina Mendoza, Petronila Infantes y Susana Rada. La uníon de varios gramios femeninos dio lugar a la Federación Obrera Femenina en 1927. Durante el Tercer Congreso Nacional de Trabajadores de 1926, los comunistas propusieron afiliar las organizaciones obreras a la Tercera Internacional, pero la moción fue rechazada por los anarcosindicalistas, lo que da una idea de la fuerza del movimiento. También la FOL tuvo presencia entre el campesinado, surgiendo la Federación Agraria Departamental (FAD), objeto de una intensa represión gubernamental que la haría desaparecer. Pero en esos años los anarcosindicalistas solo controlaban la FOL de La Paz y la FOT de Oruro.5


El anarcosindicalismo boliviano había experimentado desde sus comienzos una marcada presencia de anarquistas extranjeros. Entre ellos se destacaron el argentino Fournarakis, el chileno Armando Treviño, los peruanos Francisco Gamarra y Paulino Aguilar, los españoles Nicolás Mantilla y Antonio García Barón, este último a partir de la década de 1950.6
En 1930 se fundó la Confederación Obrera Regional Boliviana, alentada por la FORA argentina, pero duró apenas dos años; editaban su órgano oficial, La Protesta. En la década de 1930 surgió el grupo Ideario (Tupiza), y se editaban los periódicos FOL y La Voz del Campo. Pero de todos modos el movimiento estaba en una fase de decadencia, y los sindicatos de tendencia anarquista tuvieron que integrarse a la oficialista Central Obrera Boliviana (COB) para subsistir. Así, algunos militantes anarquistas continuaron intentando influir desde el seno de la COB, cuyo miembro más destacado fue Líber Forti. En 1946 se conformó el Núcleo de Capacitación Sindical Libertario, además de organizarse varios sindicatos campesinos.7

Años recientes

El grupo anarcofeminista Mujeres Creando (La Paz) edita el periódico Mujer Pública y llevan adelante algunas actividades propagandísticas y sociales públicas. Otros grupos y colectivos editan fanzines y periódicos: Contraataque (El Alto), Insumisión y Oveja Negra. (Tarija).8 Entre otros colectivos se encuentran el Grupo de Apoyo a los Movimientos Sociales en Cochabamba, Combate en La Paz y El Alto, Acción Anarquista Quepus en Sucre, Quilombo Libertario e Infrarrojo en Santa Cruz y el Colectivo Libertario Gritos en Tarija.9

Bibliografía

Angel Cappelletti, El anarquismo en América Latina. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1990; pags. 94-98.
Zulema Lehm y Silvia Rivera, Los artesanos libertarios y la ética del trabajo; Taller de Historia Oral Andina, La Paz, 1988.
Daniel Barret, Los sediciosos despertares de la Anarquía, Ediciones de El Libertario, Caracas, 2009.
Historia del anarquismo en Bolivia, Freedom Press, sección castellana, 1999
Ivanna Margarucci, La experiencia anarquista en el movimiento obrero boliviano. Revista (de)Construir - Pensmiento Libertario Periférico, N°1, Buenos Aires. (sitio de Prensa Anarquista)
[editar]Notas

↑ Angel Capelletti, El anarquismo en América Latina. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1990; pags. 94-98.
↑ Historia del anarquismo en Bolivia, Freedom Press, sección castellana, 1999
↑ Angel Capelletti, El anarquismo en América Latina. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1990; pags. 94-98.
↑ Historia del anarquismo en Bolivia, Freedom Press, sección castellana, 1999
↑ Zulema Lehm y Silvia Rivera, Los artesanos libertarios y la ética del trabajo; Taller de Historia Oral Andina, La Paz, 1988.
↑ Angel Capelletti, El anarquismo en América Latina. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1990; pags. 94-98.
↑ Angel Capelletti, El anarquismo en América Latina. Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1990; pags. 94-98.
↑ Historia del anarquismo en Bolivia, Freedom Press, sección castellana, 1999
↑ Daniel Barret, Los sediciosos despertares de la Anarquía, Ediciones de El Libertario, Caracas, 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada