Los conflictos sociales



Junto al incipiente capitalismo propiciado por las ideas liberales se había producido un lento despertar de la conciencia obrera, que germinaría en la década del treinta. En sus antecedentes remotos encontramos a “La Unión Grafica” (1905), organizada por los liberales. Guillermo Lora sostiene que fue “la columna vertebral de la más antigua Federación Obrera”. La Federación Obrera de La Paz (1912) y los “ateneos” en los años veinte, asumieron la tarea de educar y concienciar a la clase obrera. El historiador Luis S. Crespo, fue uno de aquellos liberales que propicio la organización y la educación de los obreros.
Fue durante el auge liberal, cuando en 1912, los trabajadores celebraron, pro primera vez el primero de mayo en el Teatro Municipal de La Paz. Ese mismo año se formo el primer sindicato boliviano: La Sociedad Mutualista Ferroviaria de Oruro – expresión genuina de los trabajadores del ferrocarril. Como expresión mas depurada de la organización obrera, en 1919 el gobierno sanciono la jornada laboral de ocho horas, luego de enfrentar numerosas huelgas del sector minero.
Por otra parte, esta comprobado que fueron los liberales los que practicaron el mayor despojo de tierras pertenecientes a las comunidades indígenas. Muchas investigaciones actuales demuestran la intención de desestructurar el Ayllu a partir de la venta de tierras. El objetivo de individualizar la propiedad rural produjo la mayor compra de tierras de comunidad y de tierras llamadas “baldías”, lo cual dio lugar a numerosos conflictos rurales armados. La expansión de la Hacienda y del Latifundio se produjo mediante el soborno, o a través de la compra legalizada, la cual ocasiono flujos migratorios del campo de las ciudades. Ello dio lugar a la pauperización y proletarización paulatina del indígena que debía alternar el trabajo minero con el ciclo agrícola.
La tensión política se agudizo en la década del 20. En 1921 se produjo la masacre de indios y cholos en Jesús de Machaca, a consecuencia de un alzamiento general derivado de los abusos contra los comunarios. En 1922 se realizo la primera huelga general exitosa con el apoyo de ferroviarios, tranviarios y gráficos. En 1923, conmovió la masacre Uncía contra los mineros de la Compañía de Patiño. Para aminorar las consecuencias del conflicto suscitado, en 1924, se puso en vigencia una nueva legislación social para el trabajador. En 1927, ya en el ocaso del liberalismo, se produjeron los sucesos de Chayanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada